BIENVENIDO A CLÍNICA CYMAR

Intervencionismo guiado por ecografía

La rehabilitación intervencionista puede definirse como la actividad clínica basada en técnicas mínimamente invasivas cuyo objetivo es aliviar el dolor y restituir las capacidades de los pacientes que sufren restricción funcional. Hay innumerables procedimientos mínimamente invasivos cuyo efecto terapéutico incluye la mejora de la capacidad funcional. Las anomalías y enfermedades del sistema musculoesquelético (hueso, cartílago, tendón, fascia y músculo) son la causa más frecuente de esta consulta, aunque no la única.

 

Las infiltraciones de partes blandas alivian el dolor y mejoran el balance articular y muscular; permiten al paciente recuperar su capacidad laboral y realizar mejor las actividades de la vida diaria. 

 

La ecografía intervencionista se define como el conjunto de procedimientos invasivos percutáneos guiados por imagen ecográfica.

 

La ecografía es una prueba de imagen muy útil para el estudio del sistema musculoesquelético y como guía para realizar procedimientos intervencionistas, que requiere equipos de alta resolución con sondas lineales de alta frecuencia. Además la realización de este tipo de exploraciones depende mucho del operador, y es fundamental que dichas exploraciones sean realizadas por médicos con un alto grado de entrenamiento en esta materia, con conocimiento de la anatomía regional normal para poder distinguir entre la normalidad y la anormalidad de las estructuras anatómicas.

 

La utilización de la ecografía en rehabilitación permite realizar tratamientos más precoces y precisos y acortar los periodos de recuperación en las lesiones.

 

La realización de tratamientos eco-guiados permite precisar la colocación de la aguja, realizando un seguimiento en tiempo real de la misma hasta el objetivo, reduciendo así los riesgos como son la punción arterial o venosa y la posibilidad de infiltraciones potencialmente nefastas realizadas directamente en el interior de un tendón lesionado.

Cualquier infiltración ecoguiada requiere una etapa diagnóstica previa para confirmar si la infiltración está bien indicada y para preparar el procedimiento. Además es imprescindible realizar una buena anamnesis en busca de posibles contraindicaciones y riesgos, conocimiento de las enfermedades y los posibles tratamientos farmacológicos que puedan provocar complicaciones o ciertos efectos sobre enfermedades metabólicas previas del paciente. Además es imprescindible  respetar las condiciones de asepsia para disminuir el riesgo de infección en la realización de la técnica. Todo ello hace que dicha técnica sea aplicada por médicos, debidamente formados para garantizar la máxima seguridad del paciente.

 

INDICACIONES

 

La ecografía resulta de gran utilidad como guía para la realización de infiltraciones terapéuticas con corticoides y anestésicos en patología musculoesquelética.

 

En espasticidad focal y/o regional permite la correcta localización del músculo espástico que va a ser tratado con toxina botulínica. El uso de la ecografía como herramienta de localización y acceso a las estructuras musculares más habituales implicadas en los patrones de espasticidad hace que aumente la eficiencia en la localización de la musculatura a infiltrar disminuyendo el fracaso terapéutico ya que se evita la difusión de la toxina a músculos vecinos no seleccionados y la ubicación incorrecta de la toxina por fallo de localización de los músculos diana.

 

VENTAJAS DE LA INFILTRACIÓN ECOGUIADA

  • Identificación de la lesión o del músculo diana
  • Control visual de estructuras vecinas
  • Control visual de ubicación de toxina
  • Disminuir sobrecarga de volumen
  • Disminuir lesión en tejidos circundantes
  • Exploración en tiempo real
  • Aumentar la precisión de ubicación
  • Disminuir lesión en estructuras vecinas
  • Disminuir riego de difusión
  • Mejora la tolerancia al procedimiento, mayor comodidad para el paciente.
  • Permite planteamiento individualizado de la infiltración